La Barra de Coyuca: un oasis de tranquilidad cerca de Acapulco

by Destinations Royal Holiday

Cuando vas a Acapulco, buscas playas, fiesta, vida nocturna y actividades de mucha acción, y es algo totalmente acertado, ya que Acapulco cuenta con todas las opciones y lugares, para superar tus expectativas en cuanto a infraestructura, entretenimiento, arte, cultura, deportes, vida playera y noche, se refiere.   

Pero, a 36 Km de nuestro Hotel Park Royal Acapulco, hay un lugar en el que el rio, la laguna y el mar, se funden en uno. En otras palabras, es un lugar en el que te puedes bañar en tres tipos de agua: la de mar abierto del Pacífico (donde hay olas de altura media), las aguas del Río de Coyuca y las de la Laguna de Coyuca.

La Barra de Coyuca, al contrario de Acapulco, es un lugar de experiencias más tranquilas, fuera de las áreas urbanas u hoteleras.  Es un sitio perfecto para visitar, cuando buscas tranquilidad, reposo, contacto con la naturaleza, disfrutar sin prisa y oxigenarte.

Consiste en una playa de arena fina, color marrón claro, que separa el Océano Pacífico, de la Laguna de Coyuca. En temporada de lluvias, se anega, y es ahí cuando laguna, rio y mar, son uno solo. Es uno de los rincones más bellos del estado. La puesta de sol es encantadora y esto la hace, un lugar ideal para una cena romántica inolvidable, entre muchos otros planes.

De un lado de la Barra, se encuentra la gran Laguna de Coyuca (17 Km de largo x 8 Km de ancho), la cual supera en tamaño a la Bahía de Acapulco. Su variedad de flora y fauna, la convierten en un santuario natural de agua dulce. Allí, podrás rentar una hamaca, montar a caballo, pescar, pasear en lancha, kayak o motos de agua, divisar Sierra Madre del Sur (cadena montañosa mexicana), practicar esquí náutico, acercarte a la Isla de los Pájaros o Isla Pelona a avistar aves (en la tarde se pueden ver garzas y pelícanos volando a la par), recibir un tratamiento para la piel (consistente en un baño de lodo natural de la laguna), caminar por la selva (tiempo atrás usada como locación de “Rambo II” y “Tarzán”) y visitar Isla Montosa o del tiburón, para disfrutar de la gastronomía local y los pescados y mariscos de la laguna.

Imagen cortesía de Zylenia en Flickr.com

Imagen cortesía de Zylenia en Flickr.com

En este santuario natural, rodeado de cocoteros (palmas de coco), existe una gran variedad de flora y fauna (palmares, manglares, lirio, etc), peces y mariscos comestibles (róbalo, lisa, mojarra, bagre, carpa, pargo, camarón, jaiba, etc.) y varias especies de aves tropicales (garzas blancas y negras, pelícanos, patos buzos, cigüeñas, gaviotas, entre muchas otras aves). Todo lo cual, la convierte en una de las atracciones naturales más importantes de Acapulco.

Hay una variada oferta de paquetes turísticos, diseñados para que vivas estas y otras experiencias. Avistar delfines y ballenas podría ser una de ellas, ya que en invierno, esta playa hace parte de su ruta normal.

Llega la noche a la Barra de Coyuca, y con ella, grupos de caminantes en la playa. ¿Qué hacen?, ¿A dónde van? Como muchas playas de mundo, en la Barra de Coyuca, existen organizaciones que trabajan en pro de la conservación de hábitats y especies animales. Como parte de este proceso, programan caminatas nocturnas con turistas, para observar las tortugas cuando llegan a la playa a depositar sus huevos, en fosas que ellas mismas cavan.

Estos huevos son colectados por dichas organizaciones, llevados a lugares donde conservan las mismas condiciones de incubación que las que tenían, cuando estaban enterrados en la arena, y cuando nacen las tortugas, inmediatamente son llevadas de regreso a la playa donde fueron dejadas, para que ellas vayan al mar, tal cual lo hacen cuando salen de las fosas de arena. A veces, los turistas hacen parte de esta experiencia de liberación. Es una bonita y efectiva forma de crear conciencia de conservación, cuidar las especies de tortugas que desovan allí, y evitar que caigan en manos de cazadores furtivos.

Imagen cortesía de Miss Shari en Flickr.com

Imagen cortesía de Miss Shari en Flickr.com

Esto haría un día de divertidas experiencias, en un solo lugar. Si ya estás listo para finalizar tu visita a la Barra de Coyuca, te gustó vivir esta experiencia, y agregarías otra aventura similar, a tu permanencia en Acapulco, existe un lugar que podrías considerar:

El Salto de Valle del Río

Es una cascada natural o salto de agua del Rio Coyuca, de 36 m de altura. Se encuentra ubicado en la sierra alta del municipio Valle del Rio, a 32 Km de nuestro Park Royal Acapulco. Esta experiencia está más asociada con el turismo de aventura, que con el eco-turismo, pero si te gustan y puedes hacer recorridos largos, no pongas en duda esta nueva aventura. La cascada sabrá reconocer tu esfuerzo.

Aunque todo el año tiene agua, su mayor caudal, se da aproximadamente en Agosto. Fue locación de Rambo II, por lo que muchos turistas la conocen como “La Cascada Rambo II”

La aventura comienza en Valle del Río. Deberás buscar el Comisario Ejidal, quien será el encargado de asignarte una persona de confianza (guía) para que te lleve a la cascada. Esto es indispensable. Ya con el guía, te esperan 90 minutos de trayecto, a pié o a caballo, de Valle del Río a la cascada. En el trayecto verás paisajes hermosos y atravesarás algunos ríos. Como cualquier recorrido eco-turístico o de aventura, deberás llevar provisiones y el equipo adecuado.

Mucho antes de llegar, comienzas a oír un susurro, que con cada paso sube de intensidad. La ansiedad por verla es adrenalina que fluye, y que te invita a subir la marcha. Una vez frente a ella, es una experiencia de todos los sentidos. Te puedes bañar, relajarte, dejar que su caudal te haga masajes.

Es común, de acuerdo al estado físico de los turistas, que el guía sugiera escalar por un costado de la cascada, ya que desde arriba hay una vista imponente de la Laguna de Coyuca y sus alrededores. Si puedes hacer el ascenso, no lo pienses, hazlo. Vale totalmente la pena.

La Barra de Coyuca y El Salto de Valle del Río: Dos experiencias salidas de los parámetros acapulqueños que harán de tu visita a esta parte del pacífico mexicano, una experiencia inolvidable. ¡Atrévete a vivirlas!

                                                           

You may also like