Si vas a Irlanda alguno de estos 7 lugares debes visitar

by Destinations Royal Holiday

Si en la tierra existiese con certeza un portal entre el mundo mágico y el real, este lugar tendría que estar ubicado en Irlanda. Tierra de verdes prados, castillos que cuentan historias con solo mirarlos, lagos, ríos y mares que esconden leyendas, coloridos jardines hogar de las más curiosas hadas y caminos, muchos caminos rodeados de paisajes desconcertantes que parecen ofrecerte el destino ideal, la opción es tuya.

Se le llama también Isla Esmeralda, aunque por la cantidad de agua que posee (costas, ríos, lagos…etc.) el calificativo podría cambiar al de Isla Azul. Es un país miembro de la Unión Europea, rodeado por el océano Atlántico y tiene el mar Céltico al sur, el canal de San Jorge al sureste y el mar de Irlanda al este. Su idioma oficial es el irlandés o gaélico irlandés moderno aunque también se habla el inglés.

Hay mucho para ver en Irlanda pero para guiarte un poco en tu visita a este mágico país te sugerimos 5 lugares que no puedes perderte, con una amplia oferta desde paisajes apacibles llenos de naturaleza y serenidad, hasta ciudades bulliciosa que le hacen honor a la personalidad revoltosa y cálida de los irlandeses.

1 . Dublín

La capital irlandesa te abre sus puertas para que puedas disfrutar de una mezcla muy peculiar entre el misticismo celta y lo moderno. En el barrio Temple bar, uno de los más antiguos y visitados de esta ciudad, encuentras la vida nocturna irlandesa en sus tradicionales pubs, una visita obligada para conocer más de cerca a su gente y sus tradiciones.

El Guinnes Storehouse, la cerveza hace parte indudable de la historia de los dublineses y nada más representativo de la cerveza irlandesa que la  Guinnes. En este almacén te mostrarán el proceso de elaboración de esta bebida milenaria y podrás degustarla.

Desde luego, Dublín no es solo fiesta y cerveza, visitar el Saint Stephen’s Garden, uno de los parques públicos más hermosos de la ciudad, también es una experiencia que debes llevarte de Dublín, está próximo a la calle Grafton, muy conocida por sus tiendas.

2. Cork

Es la segunda ciudad con mayor población en Irlanda y fue construída sobre el río Lee. Si visitas esta ciudad debes ir al campanario de la iglesia de Santa Ana puedes tirar fuerte de las cuerdas y escucharlas repicar por la ciudad. No dejes de pasarte por el English Market, el mercado más antiguo de artesanías y quesos en Europa.

Al lado de la calle Patricio se encuentra la galería Crawford, fundada en 1884, en la que se encuentran piezas de arte como los famosos moldes de Canova, El Torso de Belvedere, El Laocoonte y El Discóbolo. Lo mejor de todo es que su entrada es gratuita, así que disfruta del arte en tu paso por Cork.

3. Oughterard, Condado de Galway

Un pueblito pintoresco y campestre ubicado a unos 30 kilómetros al norte del condado de Galway. Entre sus joyas naturales se encuentra el lago Corrigh y el río Owenriff. En el pueblo de Oughterard, sus casa, calles, tabernas y tiendas parecen haber sidos pintandos para una leyenda celta.

Si vas de paso por esta población las Minas de Glengowla, el Castillo de Aughnanure y el puente Quiet Man, deberán estar en tu lista de lugares por visitar.

4. Glendalough o Valle de los dos lagos

La forma en que los irlandeses conservan sus lugares históricos realmente es admirable, alejándose un poco del tradicional destino turísticos los muestran más como lugares mágicos que son imposibles de resistir. Ese es el caso de Glendalough o Valle de los dos lagos, a uno escasos 20 kilómetros de su capital Dublín, en el parque natural Wicklow, este lugar fue escenario de películas épicas como Corazón Valiente o Excalibur.

Imagen cortesía deRobert Cross en Flickr.com

Imagen cortesía deRobert Cross en Flickr.com

Además de tener parajes hermosos este valle alberga el monasterio de Glendalough,  el más importante del país. Su torre circular de 30 metros de altura construída en piedra es muy conocida, su entrada está ubicada a unos 3 metros y medio de altura, así que para acceder por medio de una escalera.

5. Los acantilados de Moher (Clifs of Moher)

Imponentes paredes sobresalen del mar, los acantilados de Moher deben su nombre a un antiguo fuerte que se erigía sobre ellos y se trata de los acantilados más altos de Europa con más de 200 metros de altura y 8 kilómetro de longitud.

Al entrar en el complejo se muestran dos caminos, uno de ellos lleva a la Torre de Vigía, construída en el año 1835 desde donde se puede ver el Condado de Galway y las Islas de Arán, y el otro camino que serpentea por los acantilados con un sendero sin adoquinar de aproximadamente 1 kilómetro de distancia .

6. Dún Aengus

Si te encanta la historia y viajar en el tiempo visitando un lugar ancestral una parada debe ser Dún Aengus, un famoso fuerte prehistórico ubicado en las islas Aran en el condado de Galway, en la isla de Inishmor a unos 100 metros de altura en la cima de un acantilado.

El fuerte está conformado por tres estancias en forma de medialuna de piedra caliza apiladas una sobre otra que rodean el acantilado de más de 150 metros de altura. Se sabe poco sobre la fecha exacta de su construcción, los historiadores la sitúan en la Edad de Bronce.

7. La Calzada del Gigante (Giant’s Causeway)

Imagen cortesía deSean MacEntee en Flickr.com

Imagen cortesía deSean MacEntee en Flickr.com

Y por último, pero no menos de maravillosa, se encuentra la Calzada del Gigante, considerada por la UNESCO como una Patrimonio de la Humanidad. Esta obra de la naturaleza está ubicada a 3 kilómetros Bushmills (pueblo famoso por su whiskey), en Antrim, Irlanda del Norte.

A simple vista estas cerca de 40.000 columnas hexagonales de hasta 12 metros de altura parecen más la obra de inteligencia extraterrestre y no formaciones de basalto pulidas por los vientos y la marea.

You may also like